Cruis’n Blast hace que eche aún más de menos Burnout – Impresiones prácticas

Si tuviera que describir Cruis’n Blast con una sola palabra, sería jank. Los coches caen al suelo después de dar una vuelta en el aire, la física a veces se rompe, y los efectos de sonido son tremendamente ruidosos. Pero debajo de todo este caos, se esconde un juego divertido. ¿Es genial? No. Pero, Cruis’n Blast ofrece una experiencia arcade llena de acción a la Nintendo Switch que es simplemente divertida y nada más.

El juego tiene algunas similitudes con otros títulos de carreras populares como la serie Burnout y Split/Second. Mientras te mueves por cada nivel, puedes derrapar en las curvas para ganar velocidad, usar el nitroso y maniobrar alrededor de los obstáculos del juego. Es un espectáculo, aunque feo. La Rueda del Milenio en el escenario de Londres se sale de sus goznes y rueda por la ciudad, provocando el caos, los helicópteros de ataque acechan el escenario y los terremotos provocan una grieta en el suelo. Es emocionante, y esa sensación de ritmo rápido que Raw Thrills lleva a los salones recreativos de todo el mundo está aquí.

Captura de pantalla de 8balls

Se maneja bastante bien. La sensación de derrape es suave y cuando consigues un subidón de velocidad, es satisfactorio. Puedes voltear a los corredores que van delante de ti y puedes estrellarlos contra las paredes, provocando una explosión. Lo único que falla son los gráficos. Las texturas son muy sencillas, con muy pocos detalles, y uno de los entornos del Valle de la Muerte tiene modelos de aviones sin textura que parecen sacados de la época de la N64. Sin el metal crujiente y los gráficos detallados de un juego como Burnout, los choques resultan decepcionantes, aunque son útiles para eliminar a los rivales. Los fallos mencionados anteriormente, como la caída en el suelo después de un truco y los problemas de física, también afectan al juego.

El diseño artístico y los emocionantes momentos cinemáticos que se esconden tras los terribles gráficos son geniales, pero las texturas hacen que parezca barato y desagradable. Es como ver un anuncio de McDonald’s y que cuando te den tu Big Mac, la lechuga esté rayada y el queso se desprenda de la carne.

El diseño del sonido no es adecuado para una experiencia en consola. Es muy ruidoso e irritante para los oídos. En la recreativa es más difícil notar la dureza del audio con la forma en que están colocados los altavoces, pero la transición a la Nintendo Switch no fue amable. Además, la música es súper genérica. Esperaba algo enérgico como los juegos de Daytona USA u Outrun. Alguna música con licencia podría haber ayudado, pero probablemente Raw Thrills no tenía el presupuesto. Con tan poco dinero, no es de extrañar que el tema principal de Cruis’n Blast tenga su dosis diaria recomendada de cringe.

Imagen vía Raw Thrills

Cruis’n Blast tiene sus puntos positivos, aparte del sólido componente de carreras. A lo largo del juego, puedes recoger tres llaves doradas en cada pista. Si las encuentras, desbloquearás nuevos vehículos como una moto, un camión de bomberos e incluso un unicornio. Raw Thrills no tiene miedo de volverse loco. Aunque el unicornio es una animación muy chorra, me encanta. Hay una cantidad decente de pistas con un total de 29. Tendrás que desbloquear la mayoría de ellas terminando las copas con un rango de plata u oro. Hay bastantes reskins de pistas ya existentes, pero Raw Thrills se las arregla para diferenciarlas ligeramente con diferentes trucos. Parece barato, pero Raw Thrills hace lo mejor que puede con lo que tiene.

Desgraciadamente, no hay un modo online del que hablar, pero si te gusta jugar en el sofá, puedes juntar hasta tres personas más para jugar. Creo que sería una noche divertida con este juego pero nada más ya que no tiene la profundidad ni la longevidad de un juego como Mario Kart 8: Deluxe.

En general, Cruis’n Blast es un producto divertido, aunque retorcido, en cuanto a su presentación y fallos. Merece la pena echarle un vistazo si te gusta la acción trepidante de la serie Burnout, pero quizá prefieras hacerte con el auténtico Burnout Paradise que ya está en Switch.

Este artículo de impresiones ha sido escrito con un código proporcionado por el editor.